Razas y Difusión > Difusión del Búfalo en Argentina

La producción comercial de búfalos en el país cumple 29 años en el 2005. En 1976 había solamente 1300 búfalos en Argentina. Hoy se está superando los 100.000 (de los cuales 32 000 son vientres en producción), lo que constituye la tercera población de América (después de Brasil, con 3,5 millones y de Venezuela, con 300 000).

Corrientes y Formosa cuentan con 30 000 cada una. Chaco y Santa Fe con 2 500 cada una. Y el resto se distribuyen entre Misiones, Entre Ríos, Buenos Aires, Tucumán y Salta. Hay también unos pocos en Santiago del Estero, Mendoza, Córdoba y San Luis.

Así, en solo 29 años la producción de carne se ha consolidado totalmente, en su manejo, su productividad, rentabilidad y está en camino de hacerlo en su comercialización. La producción lechera comenzó a desarrollarse hace 11 años.

Todo esto tuvo su origen en la primera década del siglo XX, cuando se introdujeron desde Brasil búfalos de raza Mediterránea. Pero como no se pudieron cruzar con los vacunos, se los abandonó en diversas estancias, destinadose para el consumo interno de las mismas, volviéndose los animales ariscos y consanguíneos por falta de manejo.

Así estuvieron hasta que en los años ´70 renace el interés en criadores que buscaban explotar campos bajos que eran poco productivos con vacunos, ubicados en la cuenca del río Paraná. Pero después se expandieron también a los campos altos del noreste argentino (NEA), transformando a los campos de cría obligada en campos de cría, recría y engorde. En los ´80, con grandes sacrificios, la AACB, nuestra Asociación, logró superar serias trabas burocráticas en las fronteras sanitarias. Comenzaron a importarse animales de excelente calidad genética desde Italia, Brasil y, en menor medida, desde Paraguay. Esto produjo un salto cualitativo que permitió llevar al país a un primer nivel genético mundial en las tres razas existentes.

En los ´90 se produjeron grandes importaciones de vientres (más de 5000) y también de reproductores seleccionados desde Brasil. Este fue un salto cuali-cuantitativo que consolidó la cría de búfalos en el país.

Hoy en nuestro país hay pocos criadores que tiene rodeos puros de una calidad genética muy alta, inclusive a nivel mundial. Y también se está trabajando en inseminación con material de alta calidad.

La Asociación Argentina de Criadores de Búfalos (AACB), bajo la presidencia de José Enrique Bencich, se formó en 1983 con el objetivo de promover la producción de búfalos, proveyendo formación e información técnica, organizando planes de selección, promoviendo remates, investigaciones (sobre producción de carne, de leche, sobre cruzamientos, reproducción, etc.), participando y organizando congresos en el país y en el exterior, etc. En 1985 se abrieron los Registros Genealógicos de las tres razas, habiendo hoy inscriptos unos 5 000 reproductores.

En 1986 se realizó la primer presentación de reproductores registrados en Palermo.

Desde mediados de la década del ´90, en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad del Noreste (UNNE, Corrientes), un grupo de técnicos con la colaboración de criadores de la AACB trabajaron arduamente en investigaciones científicas referida a la producción bubalina.

En Argentina hay dos criadores con 10 000 búfalos cada uno. Uno en Monte Lindo, Formosa, y otro en Esquina, Corrientes. Otros 9 criadores tienen entre 500 y 2500 cabezas, y otros 17 poseen rodeos medianos de entre 250 y 500 cabezas. Y la otra mitad de los criadores, unos 28, tiene en sus explotaciones entre 50 y 200 búfalos. Prácticamente todos ellos los destinan para producción de carne.

En 1992 comenzó la producción lechera bubalina en Argentina (en San Cristóbal, Santa Fe y en Luján, Buenos Aires). Hoy existen en el país algunos establecimientos lecheros: la mayoría ordeña solamente (son tres, que están en Formosa, Misiones y Corrientes), y solo uno vende la leche a una industria que produce mozzarella y otros quesos (en Buenos Aires).